Diálogos en Comunidad : “Atar no es cuidar»

«Diálogos en Comunidad»:

Diálogos en Comunidad Es la Historia de una experiencia de intercambio entre personas con experiencia de sufrimiento psíquico,  familiares y profesionales de salud mental

Un grupo de personas diversas vinculadas al campo de la salud mental: personas con experiencia de sufrimiento psíquico/ familiares/ profesionales que desde diciembre de 2020 nos estamos reuniendo por videoconferencia para construir conocimientos sobre el sufrimiento psíquico. En su mayor parte tenemos alguna relación con el territorio del norte de Madrid, vinculado a los dispositivos de salud mental de lo que sería la antigua área sanitaria 5

«Atar no es cuidar» Raquel y Nerea. Diálogo del 14 de septiembre de 2021

En este texto queremos compartir la experiencia que estamos teniendo en lo que hemos llamado Diálogos en Comunidad y que hemos ido documentando en un blog. Para muchos de los que hemos participado en ellos han supuesto un lugar de esperanza para una escucha sosegada en el que todas las voces cuentan y para un encuentro colectivo en el que producimos conocimiento juntas. Nos empuja la ilusión de contribuir a la transformación de cada una de nosotras y de los entornos en los que habitamos

(Se documenta aquí como un testimonio de una conversación grupal, sin ambición de objetividad ni de recoger todo lo que se dice, y sin identificar a quién habla)

“El hecho de que no esté trabajando tiene que ver con esto. Un psiquiatra no hacía la propuesta (una tercera persona) a las alternativas a la contención mecánica. (Yo) Atar no es cuidar, el uso de aforismos no ayuda a tomar conciencia de lo que estamos hablando. Forma más amable decir inmovilización terapéutica, es una mentira. Alternativa, creo que no es, lo quitaría de la posibilidad de actuación, no es viable, que no se haga. Lo primero, cambio de pensamiento, qué significa el cuidar. Cuando se ata a alguien, se hace hincapié en el estado de descompensación psicopatológica, el problema es de la persona que está en crisis, si se cambia ese foco, en otro más sobre el entorno, qué se hace en el espacio para que se haga. En Australia llevan 5 años sin hacerlo, en San Juan de Dios (Barcelona), un recorrido de años en que no se ata.

No creo que sea por la persona que sufre, sino en cómo se actúa. Qué hace que una persona se rompa en un momento dado. Tiene que ver con la pérdida de control y la sensación de soledad. Si quieres acompañar bien en el momento de mayor sufrimiento, habría que plantearse los sitios donde se encuentran esas personas, plantas de psiquiatría, reafirman pérdida de control y soledad… Cambios, que la persona tuviera un control de su proceso y un acompañamiento. Tiene que ver con el espacio físico, las personas que trabajan allí y las plantas de agudo. No voy a volver más. Las plantas de agudos que se ata menos tienen que ver con el espacio físico. Las plantas más pequeñas son más amables. Que tengan luz natural, espacio abierto, que las puertas estén abiertas, más movilidad. En lo de control, que tu habitación tenga baño y que tenga puerta. Romper las peceras, que el estar de enfermería se acristala, las interacciones son menores entre los profesionales y pacientes, más desconexión con la gente que sufre. Hospitales comarcales que son más pequeños, 5 habitaciones, menos personas en crisis, menos rotación de personal, en planta grande, la rotación es tan grande que no facilita que sepas los nombres. La segunda parte tiene que ver con la normatividad extrema de las plantas de agudos, exige unas normas superiores a la que se hace fuera, los protocolos en psiquiatría hacen daño, se prima el protocolo a la atención personalizada. Urrutia habla de eso en su libro. Si hacemos atención personalizada estamos cuidando. Si seguimos las normas, somos funcionarios de prisiones. Por qué cuando ingreso tengo que ducharme por la mañana, si no quiero comer a la hora de la comida y quiero comer después…inviable. Tema de los objetos personales, que se los quitan. En la planta de Vallecas, para tener un boli, el psiquiatra te tiene que dar permiso de bolígrafo. El tema que se grabe a las personas en todo momento. Las visitas y las llamadas, que una persona que te conoce de un ratito decida si puedes llamar, recibir visitas, etc. El tema de los talleres, cuando obligas a alguien a colorear un mandala, que te obliguen en hacer algo y que no has participado en la toma de decisiones. El tercero, el tema de los recursos humanos, no hay profesional de una planta de agudos, es muy fácil hablar en un lugar donde no hay profesional de agudos. Familiares que toma la decisión de ingresar, qué bueno es tener el hermano malo que hace esas cosas y yo soy el hermano bueno que te manda a ingresar, en el acto de atar participamos todos. Las violencias que se generan en los dispositivos en los que estoy trabajando. La típica excusa es que hace falta más personal. Es verdad y mentira. No he vivido una contención en donde no haya personal, en 10 años. Es fácil porque es problema de la institución. Es violento, que una planta decida que no hay que atar sea un mandato divino y la gente de a pie de cama no participa en esa decisión, tiene que haber intención de la jefatura y de los celadores, enfermeros, sino no va a funcionar. Es dejar a las personas muy desvalidas, cuando tienes miedo tiendes a atar más. Es importante una formación que tenga que ver con remover emociones, la teoría no nos cambia. Para que la persona que tiene el diagnóstico se empodere, yo me tengo que quitar poder, eso duele. Hay un artículo, más estigma los profesionales de salud mental. Ana Urrutia: “para dejar de atar tienes que tolerar la incertidumbre”. Si lo vemos como un fracaso del equipo, se irá modificando. “

“Creo que hay que ponerte en la situación, ¿te gustaría verte así o a tu padre, hermano? Queda mucho camino, hay que dar una vueltecita, escuchar a las personas y ponerte en el lugar de esa persona. Me da igual en planta de agudos, residencias, medicina interna, que una contención física estresa. La sensación de no poderse mover, que te quiten la libertad… escuchamos para saber responder pero no para poder entender, no estoy interiorizando ciertos comentarios que se leen entre líneas. Me gustaría escuchar a alguien que no lo desconoce, para que la gente conozca lo que hace sufrir a las personas. “

“Las instalaciones son algo importante, he estado sin almohada, durmiendo con un grifo abierto poniendo reclamaciones, horroroso. No era un hospital. Cuando lo pudieron arreglar, me quedé sin agua. Me podría dar una crisis. Sin calefacción, le llamaba polo norte. La alimentación, personas que somos alérgicos y se equivocan, todo me lo gestioné. El agua salía por toda la habitación. Y hacía mucho frío. Muchas cosas que me he callado.

“Os he puesto las preguntas, que no os encorseten. Y el póster.

–      ¿Cómo querrías que fuera el lugar al que acudir si tuvieras una crisis?

–      ¿Qué te ayudaría y qué no te ayudaría?

–      ¿Cuántas contenciones piensas/has visto se realizan por peligro para la vida propia o la de los demás?  ¿Cuántas como castigo? ¿Cuántas por desidia, miedo, comodidad? ¿Cuántas por manifestar la relación de poder?

  • Grupos pequeños
  • Grupo grande

“Yo he vivido situaciones traumáticas con esto, no se puede llamar terapéutica, práctica agresiva, denigrante. Nos planteábamos cómo hacerla. Aprender a tener herramientas que le permitan dejar de hacerla, si hay lugares donde no se hace, se puede”.

“Yo pensaba dos cosas, una el historial de miedos de la planta, si hubiera una norma que fuese restringida a la persona, si lo normativizamos y es todos y todas. Los psicólogos cuando nos vemos bloqueados con un caso, muchas veces hacemos supervisiones, otros profesionales menos implicados, de fuera, que sirven para manejar situaciones difíciles. Dentro de los protocolos, uno podría ser supervisar qué nos ha hecho llevar a esta situación. Sería útil poder pensar sobre eso. Creo que es difícil pasar a contenciones cero.”

“Todas las cosas que se hacen en los hospitales que no es atar y también  es violencia. Que te encierren en un cuarto. No es atar. Que no pueden soportar, en mi caso la manía, que no son capaces de asumir en un hospital. Quitarte tus cosas, tener un walkman con canciones que te tranquilizan, te pones a cantar, te quitan el walkman, no una noche sino en el ingreso, cuando es algo que te calma. Para mí no es sólo atar. Que convivas con tres mujeres con demencia senil, una niña con anorexia, en la misma planta, que me expliquen si es terapéutico, prevenir dentro del mismo hospital, que puedas sobrevivir a él. Creo que falta trabajar desde dentro. “

“El entorno y el lugar, es fundamental. Uno de los profesionales de un centro andaluz decía que el gran problema era el resto de los profesionales, se resisten (decisiones compartidas). Mucho miedo, profesionales de urgencias, la mandaron directamente a psiquiatría. Cuidar sin miedo es importante. Yo hablo de experiencias directas. Eso lo he vivido en Lafora. Los profesionales los discriminaban, porque eran de La Paz y de otros sitios.”

“ Yo quería saber si hay algún método, qué pasa con ese recuerdo que tiene mal, cómo se puede mitigar ese recuerdo tan traumático”

“yo escribí un libro sobre ello, me sirvió para sacarlo”

“los protocolos en salud mental son un poco inútiles, comprendo que una planta es horrible, la única solución que tengo es la planta, los dilemas de los familiares de lo menos malo… Personas que tienen angustia que le piden al psiquiatra la solución mágica, no se me ocurre, pero entiendo la frustración, sobre todo si te sientes muy solo, los grupos de apoyo, que por ahí puedas encontrar a alguien que te ayude a sentirte menos solo. Miedos, culpa, amor, todo mezclado…”

“ Los profesionales se creen superiores y somos iguales, te pido una pastilla y no me la das, qué profesional eres, le sobra el título, los ingresos algunos son necesarios, en otros no, se viven cosas muy malas, tienen que ver que están trabajando con vidas, podían ser tu hija la que está ahí metida, ya lo pagarán”

“me quedaba con la frase de tolerar la incertidumbre y manejar la propia angustia, hay algo como miedo al descontrol, catastróficas, creo que lo de pensar que llegar a esto es como un fracaso, puede ayudar a minimizar, algo no hemos hecho bien, no sé si a través de supervisiones, trabajo en equipo, pensar que se puede evitar…”

“si vemos algo que en nuestra cabeza no cuadra, entrar en duda, cuestionar las cosas, no dejarlas pasar”

“me gustaría que se hablara sobre las voces”

“me gustaría conocer tu experiencia en primera persona que acompañas a alguien que escucha voces”

“la perspectiva de un familiar, no son saberes académicos”

“vulneración de derechos por tener un diagnóstico de salud mental, me dio pena que estábamos pocos el otro día, de cómo defender tus derechos”.

Fuente: https://wp.me/pcABVm-53

Byung-Chul Han: la filosofía se rebela contra la sociedad del cansancio

El profesor surcoreano Byung-Chul Han (Seúl, 1959) se ha ganado a la fuerza, durante varios años de constantes apariciones en medios y rotundos éxitos editoriales con libros en los que nunca ha dejado de pensar imperativamente nuestro presente, el apelativo de filósofo. Y se lo ha ganado con justicia. Es sin duda una de las […]

Byung-Chul Han: la filosofía se rebela contra la sociedad del cansancio

Philosophy of Disability at philoSOPHIA (Online/George Mason University, Jun. 2-4)

The 15th annual philoSOPHIA conference «Entangled Ecologies: The Climate of Justice,» gets going online and in person at George Mason University tomorrow, Thursday, June 2, and runs until Saturday, June 4. You can still register for the conference. Information about registration and the full conference program are here. The program committee for this year’s philoSOPHIA conference […]

Philosophy of Disability at philoSOPHIA (Online/George Mason University, Jun. 2-4)

«El cine abre infinitas posibilidades de reflexión». Cómo Camila Freitas realizó el documental «Chão».

«El cine puede ser muy extractivo, todo el sistema de producción puede llevar fácilmente a eso. Siempre es más fácil llegar con una idea ya hecha y extraer de una comunidad lo que uno se imagina que es, reproducir los mismos privilegios de clase de siempre y aún así hacer «hermosas películas» Camila Freitas. Camila […]

«El cine abre infinitas posibilidades de reflexión». Cómo Camila Freitas realizó el documental «Chão».

Vieja y nueva política. Conferencia de José Ortega y Gasset, mayo de 1914, Teatro de la Comedia (Madrid)

Vieja y nueva política. Conferencia de José Ortega y Gasset, mayo de 1914, Teatro de la Comedia (Madrid) Ortega, aquel 24 de mayo de 1914 en el Teatro de la Comedia   Introducción (1) Antes de comenzar a decir lo que he de deciros tengo que empezar dándoos gracias por la benévola curiosidad con que habéis […]

Vieja y nueva política. Conferencia de José Ortega y Gasset, mayo de 1914, Teatro de la Comedia (Madrid)

Por qué la deprescripción de psicofármacos debería ser una prestación de los SSM. Boletín N48 Invierno 2021

Asociación Madrileña de Salud Mental

Pablo Fernández Cordón y Alberto Fernández Liria

MEDICACIÓN PRESCRITA Y MEDICACIÓN UTILIZADA: LA DECISIÓN DE TOMAR O NO

Se atribuye a Hipócrates la afirmación de que los médicos deben ser conscientes de que  muchos de sus pacientes les mienten cuando dicen que se toman la medicación que les han prescrito. Hoy tenemos datos que nos indican hasta qué punto es escaso el seguimiento de  las prescripciones médicas incluso en condiciones orgánicas graves en las que el tratamiento parecería claramente beneficioso (Masek, 1982; Organización Mundial de la Salud – Organización Panamericana de la Salud, 2004). En Medicina en general dejar el tratamiento es con frecuencia, en sí, un objetivo para el paciente, que puede ser compartido o no con el médico.

Ver la entrada original 2.634 palabras más